¿Cómo afecta la transformación digital a nuestras vidas?

¿Cómo afecta la transformación digital en nuestra vida?

La transformación digital está aquí, es una realidad incuestionable que a todos nos afecta. Algo que hasta hace relativamente poco tiempo casi podía parecernos pura ciencia ficción, ocurre a nuestro alrededor cada día. Hace ya unos años comenzó a colarse poco a poco en nuestras vidas, impulsada, sobre todo, por el auge de Internet y el impulso de las innovaciones tecnológicas. Empezó con una llovizna, ligera pero persistente. Pero la influencia de esa transformación fue llegando progresivamente a todas partes. Hasta, finalmente, filtrarse por los resquicios de todas los ámbitos de nuestra existencia. Las compras y los servicios de atención al cliente, para empezar. Y, para seguir, las relaciones sociales, el ocio o la formación y el trabajo, son solo algunos ejemplos de cómo la transformación digital lo ha ido inundando todo a nuestro alrededor.

La transformación digital en tiempos de pandemia

En estos momentos es imposible hablar de transformación digital sin hacer referencia al vínculo que, durante este último año, se ha formado con el escenario actual. Pues, a nadie se le escapa que la pandemia mundial ocasionada por el Covid 19 ha supuesto múltiples cambios en nuestras rutinas. En el ámbito laboral, multitud de trabajadores se han visto, de la noche a la mañana, reubicados en puestos de teletrabajo. Mientras, las escuelas y universidades han tenido que adaptar a marchas forzadas sus clases y programas de estudios. Al tiempo que, intentan dotar a sus alumnos de los recursos necesarios para seguir adelante con sus estudios.

Por otra parte, el contexto, definido por distintas limitaciones a la presencialidad ha marcado una tendencia, cada vez más pronunciada a establecer relaciones sociales virtuales. Redes sociales, chats y muchos otros canales proliferan y se reproducen sin parar. La información ha sido otro gran exponente en el que la huella del Covid 19 se ha marcado con profundidad. Solo hay que pensar en los meses de duro confinamiento, en los que la consulta de la prensa digital, así como las ediciones digitales de los informativos televisivos se multiplicó exponencialmente.

La misma línea, de ascenso fulminante, ha seguido el comercio electrónico. Un sector que ya había marcado, antes de la emergencia sanitaria, cotas altísimas. Y es que, hoy en día, es posible adquirir cualquier tipo de producto a través de Internet. Puedes elegir un conjunto de moda, o equipar a tus hijos. Podemos llenar la cesta de la compra o pedir una cena recién hecha y que la traigan a la puerta de tu casa. También la tecnología, la literatura, el arte…

Impronta de la transformación digital en distintos ámbitos

Ya lo ves, nada escapa a la transformación digital. De tal modo que ha llegado a condicionar, y muchas veces, a posibilitar nuestra existencia cotidiana, tal y como la conocemos.

Es cierto que la transformación digital no es una cuestión nueva, que ha empezado a producirse de un día para otro. Más bien estamos hablando de un proceso que implica un cierto desarrollo temporal. De hecho, sus inicios pueden fecharse en el nacimiento de Internet, lo que supuso el pistoletazo de salida para una nueva era. Y los cambios sociales, las novedades tecnológicas, y las necesidades derivadas de todo ello, hicieron el resto.

Pero también es verdad que es imposible negar el influjo que ha tenido, y sigue teniendo, el Covid 19 sobre la escena. Sobre todo, existen algunos campos concretos dignos de retratar más de cerca.

¿Nos asomamos por la ventana y contemplamos el paisaje?

La transformación digital y la información

Hay varios aspectos principales que relacionan la transformación digital con la información. Por una parte está la recepción de la información por parte de los profesionales. Algo mucho más sencillo gracias a la digitalización de las comunicaciones. Los periodistas pueden informar más rápidamente a sus comunicaciones. Y, asimismo las noticias se publican más deprisa.

Por otra parte, el acceso a la información se ha democratizado. Existe una gran variedad de publicaciones de acceso libre. Y cada persona puede elegir libremente qué medio quiere consultar. Además de poder hacerlo en cualquier momento, y desde cualquier lugar, solo teniendo un dispositivo con conexión a Internet.

El comercio y la transformación digital

¿Quieres comprarte unos zapatos a las tres de la mañana? Ahora puedes hacerlo. Solo tienes que pulsar la pantalla de tu smartphone o tu tablet e incluirlos en el carrito de la compra. ¿Necesitas llenar la nevera o más pañales para tu bebé? Tampoco hay problema.

transformación digital

Esta circunstancia ha sido decisiva durante el confinamiento. Durante días, sin poder salir de casa, el comercio continuó funcionandoSe ha mantenido en activo, manteniendo así también activa la circulación de dinero. Y ofreciendo además un incentivo para las personas, dándoles la oportunidad de comprar un libro nuevo, juegos, dispositivos, o cualquier otra cosa que necesitasen.

La digitalización del ocio

Elegir entre un catálogo infinito de películas. O, escoger qué serie de estreno ver primero. Si prefieres, realities, canales infantiles, documentales… Todos los gustos encuentran cabida en las nuevas plataformas digitales de entretenimiento, cuya demanda y oferta crece a pasos agigantados.

Lo mismo ocurre con las RRSS, donde la corporalidad de las relaciones se evapora. Y, los usuarios se conocen y comunican a través de la pantalla.

Comunicación

La agilidad en las comunicaciones, la eficacia y la eficiencia, son hijas directas de la digitalización. Su importancia es tal que, prácticamente podría afirmarse que los otros no existirían sin su presencia.

No hay distancias geográficas que no puedan salvarse a través de las nuevas formas de comunicación. La inmediatez, la rapidez y la calidad, unidas a funciones cada vez más enfocadas a ámbitos específicos, demuestran como la comunicación es la base de la digitalización.

Formación digital

El aprendizaje no puede detenerse. Eso pensamos todos cuando cerraron las escuelas hace unos meses. Era impensable imaginar a los estudiantes sin acceso a sus estudios y a la adquisición de conocimientos. Por suerte, eso no sucedió. Ya que la formación digital salió al rescate. Gracias a ella, estudiantes y profesores unidos, utilizando los medios digitales a su alcance, consiguieron salvar un curso que parecía insalvable. El aprendizaje online se convirtió en una esperanza y en una realidad. Y además, aportó, en contra de lo que podía pensarse, muchos puntos positivos.

En el marco de una situación extrema la formación digital mostró todo su potencial y capacidad. Pero, más cerca, en el marco de la normalidad, el aprendizaje virtual ya aparecía como una alternativa considerada por muchas personas. Por un lado, por ofrecer grandes ventajas económicas, de acceso, de modelos individualizados para profesores y alumnado, etc. Y por otro, por la gran variedad de estudios a elegir, unido a la flexibilidad característica de todo modelo digital.

Aula 10

En Aula 10 conocemos de primera mano todas las puertas que la transformación digital ha abierto para fomentar y facilitar el aprendizaje. 

Elige entre una gran variedad de estudiosTú eliges cómo, cuándo y dónde. Nosotros te ofrecemos un aprendizaje personalizado. Tú solo tienes que poner las ganas. ¡Conócenos y hablamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tabla de contenidos

Últimas Matrículas

Enviar WhatsApp
¿Necesitas ayuda?