¿Qué es el comercio internacional?

La comercialización de productos a nivel mundial se mueve a escalas sorprendentemente voluminosas y con una rapidez aún más increíble. Dicho esto, hay que destacar que dentro de la cadena económica de cada país o región hay un elemento esencial para su desarrollo: el comercio internacional.

Cuando se habla de comercio aplicado a proporciones internacionales, lo primero que se viene a la mente son las transnacionales. Y aunque parezca un tema pensado solo para empresarios y administradores, definir qué es el comercio exterior es sencillo: básicamente, es el intercambio de bienes y servicios entre países.

Si se explica más a fondo la definición de comercio internacional, se puede decir que es aquel que permite a una compañía exportar sus productos y servicios a otras regiones del mundo.

Pero hay que aclarar que existen niveles de apertura en la actividad económica: por ejemplo, la autarquía, que es cuando un Estado trata de, en lo posible, evitar el comercio internacional a toda costa, y aquellos que lo aplican con limitadas restricciones y aranceles.

Pero también hay países que se encuentran en el llamado término medio; es decir, que solo importan aquello que no producen con eficiencia.

Es por eso que, antes de decidir internacionalizarse, una empresa tiene que conocer a fondo cuáles son los países con economía de mercado libre. Algunos de los que tienen la economía más libre del mundo son: Hong Kong, Nueva Zelanda, Australia, Singapur y Suiza.

Ventajas del comercio internacional

Son muchas las preguntas que se derivan sobre el comercio internacional y sus ventajas entre países. Aunque hay quienes se centran en destacar aspectos negativos alegando que la internacionalización hace que las empresas abandonen la nación de origen, lo cierto es que son muchos los beneficios que trae consigo.

Una de las ventajas del comercio internacional es que aumenta la competitividad entre las empresas de un país, lo que se traduce en más producción, empleo, ofertas, mejores productos y un sinfín de elementos, con el objetivo de sobresalir.

Por otro lado, el comercio mundial aprovecha la economía de escala, que no es otra cosa que la reducción de los costes de producción gracias a la expansión.

Si existe una saturación del mercado nacional, el intercambio mundial permitirá aliviar ese problema, y también posibilitará que los países diversifiquen el riesgo.

Además, hay que comentar que las regiones que gozan de un libre mercado tienen, por consiguiente, una mayor variedad de productos a un precio inferior.

Por supuesto, también implica algunas desventajas, como el precio de las licencias, que suelen ser elevados, así como las barreras idiomáticas y perspectivas a largo plazo.

Diferenciando conceptos

El comercio se viene aplicando desde hace miles de años. Las antiguas culturas aprendieron la forma de hacer un intercambio mundial de sus productos y todo se fue diversificando hasta las grandes bolsas de valores, que son tan populares hoy en día.

Pero un aspecto muy relevante, sobre todo para aquellos que desean adentrarse en el tema, es que no es lo mismo hablar de comercio internacional que de comercio exterior. Mientras que en el primero existen transacciones globales de productos y servicios, el segundo se basa principalmente en las relaciones comerciales que establece un país con otro.

Por otro lado, hay que señalar que existen diferentes formas de hacer comercio internacional. Primero se encuentran las fórmulas tradicionales de importación y exportación, que pueden ser directas o indirectas; y el comercio de tránsito, que es cuando existe mediación entre la oferta y la demanda del país exportador con el importador.

También están las formas especiales, que abarcan las inversiones internacionales directas, y las llamadas operaciones de compensación, que se trata de negocios de reciprocidad.

Asimismo, dentro de las formas especiales se encuentran las operaciones de perfeccionamiento, que es cuando un operador afina las materias primas o los productos; y la fabricación bajo licencia, que ocurre cuando una empresa permite a otra manufacturar sus productos u ofrecer sus servicios.

Además, hay que mencionar las franquicias, que son formas de colaboración para montar cadenas de un mismo negocio; así como la cooperación entre varias empresas y las compañías de proyectos en el extranjero.

Con Aula 10 podrás estudiar:

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *