Busca tu curso online

Formación reglada vs. formación no reglada | ¿Qué diferencia hay?

Formación reglada vs. formación no reglada | ¿Qué diferencia hay?
Si atendemos a la definición que el gobierno de España hace de la formación reglada, podemos decir que se trata del “aprendizaje resultante de una educación institucionalizada y planificada por organismos públicos y privados acreditados, que forman parte del sistema educativo español”.
Es decir, es aquella educación tradicional por la que todos hemos pasado, la cual dispone de un currículo, horarios y calendarios oficiales que han sido aprobados por el gobierno de España. Comprende desde la educación infantil hasta las enseñanzas universitarias; llevada a cabo en centros públicos, privados o concertados, y que otorga títulos con validez académica a todos aquellos alumnos y alumnas que los hayan concluido satisfactoriamente.
Las Escuelas Oficiales de Idiomas, Escuelas Para Adultos, estudios de Música y Artes Escénicas así como las formaciones en Artes Plásticas y Diseño, forman también parte de las enseñanzas regladas.
formacion reglada vs formación no reglada
La formación no reglada es aquella que, a pesar de contar con cierta institucionalización por parte de algunos centros de estudios y universidades, no tiene reconocimiento de oficialidad por parte del Ministerio de Educación y Formación Profesional. Dentro de este grupo, caben todos los cursos, seminarios talleres y formaciones que no conducen a una titulación oficial reconocida por el Marco Europeo de Cualificaciones.
Ejemplos de ella serían: academias de idiomas privadas, cursos de desarrollo personal, títulos universitarios propios, formaciones profesionales no regladas, etc. Como te puedes imaginar, la lista es interminable. Seguro que conoces formaciones no oficiales sobre áreas de tu interés.
Precisamente, buscando en las áreas de conocimiento que mejor se adapten a nuestros intereses y disponibilidad horaria, es donde la formación no reglada cobra protagonismo. La formación reglada muestra una serie de deficiencias, consecuencia de una excesiva institucionalización y burocratización de la enseñanza. Esta lentitud lastra los procesos de creación de nuevas titulaciones que se adapten al momento que vive la sociedad.

Un poco de historia

Philip H Coombs publicó, a finales de los años sesenta, su libro La crisis mundial de la educación, donde hablaba por primera vez de formación no reglada. Dicha definición fue adoptada años más tarde por la UNESCO, al detectar la demanda que había en ciertos grupos de población y países en vías de desarrollo de un tipo de formación que trascendiese la excesiva rigidez de los sistemas de educación oficiales y ofreciese oportunidades de preparación ante cambios inminentes en el mercado de trabajo.
Con el paso de las décadas, el papel de la formación no reglada se ha convertido en indispensable para proporcionar a la sociedad las necesidades reales de aprendizaje. En un mundo que cambia cada vez más rápido, donde el mundo laboral está en constante evolución debido a la desaparición de puestos de trabajo y a la aparición de nuevos perfiles profesionales; se hace necesario un sistema de formación que se mantenga tan ágil como los tiempos modernos.
Por otro lado, la sana e innata curiosidad que ha llevado al ser humano a conseguir grandes logros, tiene en la formación no reglada un mecanismo imprescindible para que las personas puedan formarse siguiendo sus instintos, satisfaciendo sus inquietudes intelectuales o simplemente aportando entretenimiento. Ya que en este tipo de formación, caben disciplinas tan variopintas como: el yoga, talleres de escritura creativa o cursos de cerámica.

Ventajas e inconvenientes de la formación reglada y la formación no reglada

En ocasiones nos apuntamos a talleres o cursos atendiendo a nuestra disponibilidad de horarios, el coste económico o las recomendaciones de amigos o compañeros de trabajo. Más allá de la titulación que obtenemos, lo que más nos suele preocupar es que nos divirtamos y que aprendamos algo. Pero todos tarde o temprano, vivimos la experiencia de comenzar algo que no es como habíamos imaginado. Ya sea por un temario que no se adapta a nuestro nivel, un profesor o profesora que no consigue hacer la materia interesante o una metodología aburrida y con la que no conectamos, sentimos que hemos tirado el dinero y quedamos defraudados con el resultado final.
A pesar de que la formación reglada no garantiza la desaparición de dichas experiencias, al menos siempre nos quedará el consuelo de estar consiguiendo una titulación reconocida por los organismos públicos y que nos puede abrir las puertas del mercado laboral o dar acceso a estudios superiores. Gracias al uso generalizado de internet, pocas son las academias que no muestran una absoluta transparencia en cuanto al temario, metodología y equipo docente.
Sin embargo, la formación reglada sigue adoleciendo de la dinámica que demanda el mundo actual. La Formación Profesional forma parte de la etapa educativa más próxima al mundo laboral. Es una educación eminentemente práctica que tiene como objetivo la formación para el oficio mediante temarios teóricamente actualizados y prácticas obligatorias en empresa. De ella se podría decir que es la rama de la formación reglada más ágil y dinámica.
Lo que ocurre en la realidad, es que la excesiva institucionalización y burocracia pesa como una losa a la hora de renovar la oferta de ciclos formativos. Algunos de ellos, se han demostrado obsoletos y otros que son demandados por el mercado laboral, aún no existen. La Formación Profesional permite preparar en tan solo 18 meses a profesionales de disciplinas para las cuales algunas empresas no encuentran trabajadores.

Expectativas de futuro

Ante este panorama, se prevé un auge de la formación no reglada presencial, pero especialmente en la modalidad online. La actual demanda en ramas muy concretas del trabajo tecnológico, permite formaciones a distancia y proveen a los estudiantes con ciertas habilidades que la formación reglada todavía no es capaz de suministrar. Dentro de algunos años, veremos dichas titulaciones en centros de enseñanza oficiales, con currículos preparados por profesionales de la educación y con prácticas que garanticen un adecuado aprendizaje en empresas del sector.
De esta manera, ambos tipos de formación conviven en un entorno donde los ciudadanos de a pie nunca antes hemos tenido tantas oportunidades para aprender y reinventarnos. En el aula o desde casa, a partir de septiembre o cuando nos plazca, sobre el último lenguaje de programación o estudiando griego.
En Aula 10 disponemos de una amplia variedad de cursos donde podrás formarte a distancia. ¡Accede y echa un vistazo a una oferta formativa de futuro!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *