Cursos Añadidos

¿Para qué sirve la educación emocional?

¿Para que sirve la educación emocional?

El doctor en Medicina y Neurociencia, Francisco Mora, sostiene que el cerebro solo aprende si hay emoción. Por tanto, el aprendizaje está ligado a las emociones. Así, la educación emocional, de entrada, sirve para aprender aunque el universo de este concepto es mucho más rico y complejo. ¿Qué es? Los expertos la definen como una educación continua. Ponen el foco en armonizar el proceso de aprendizaje desde las competencias emocionales. Entienden que este es un elemento imprescindible en el desarrollo de la persona. Su objetivo es ayudar a las personas a afrontar con más musculatura emocional todo aquello que implica vivir cada día.

¿Seguro que las emociones importan?

La respuesta es afirmativa. Sin ellas un individuo no se puede desarrollar como persona en toda su plenitud. Es frecuente no contemplar este aspecto en el proceso de aprendizaje.  Asimismo, es importante no solo para este estadio, sino también para gestionar esas emociones a lo largo de la vida. Tanto en el plano personal, educativo, personal o social. Las emociones dotan a la persona de herramientas para saber gestionar infinidad de situaciones.

Éxito y educación emocional

La educación emocional no se entiende sin la inteligencia emocional. Esta última servirá para reconocer nuestras emociones y las de los demás. Sin embargo, saber gestionar las emociones de los otros, además de las nuestras es clave para triunfar y tener éxito. Así, las personas que saben hacerlo tienen en común las siguientes habilidades sociales.

  • Confianza. Una persona que ha adquirido esta educación tiene confianza en  sus capacidades intelectuales y físicas.
  • Relaciones sociales. Fomenta las relaciones sociales con los otros de una forma sencilla y sin complicaciones.
  • Comunicación. Es capaz de comunicar adecuadamente aquello que desea sin causar temor o rechazo en los otros.
  • Autoestima. Su autoestima es alta. Ello le permite sentirse capaz de hacer cualquier cosa que se proponga. Por ello, puede asumir nuevos retos y afrontar situaciones difíciles con serenidad.

Beneficios de la educación emocional

  • Autoimagen positiva. Aumenta la percepción y el concepto que una persona tiene sobre sí misma. Le permite saber cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Además, está capacidad le ayuda a reconocer sus limitaciones. No obstante, todos estos aspectos refuerzan la autoestima. La persona que es capaz de valorarse así puede hacer lo que se proponga en la vida. Asumir retos y riesgos sabiendo que puede caer y salir ileso.
  • Atención. Una persona que es capaz de prestar atención tiene más facilidades para aprender. Además, es capaz de retener el conocimiento con menor dificultad. Si una persona se fija puede, también, tener más capacidad de aprender conceptos e ideas nuevas. Y, además, en el curso de una actividad formativa puede reformular preguntas o plantearse cuestiones sobre el tema objeto de estudio. Sin esta capacidad no tendría posibilidad de filtrar aspectos del conocimiento que le están transmitiendo. De ahí, la importancia de tener una buena concentración.
  • Gestión de las emociones. ¿Qué significa esto? Una persona que puede gestionar sus emociones es consciente de tenerlas. A partir de ahí, esta persona puede distinguir las emociones e identificarlas. Estos factores son la base de establecer una correcta canalización de esos sentimientos. Por ejemplo, poder evitar un enfado. O, también, saber contener una situación de euforia excesiva. Una persona con este conocimiento cuando se enfrenta a un problema tiene las herramientas intelectuales para saber resolverlo con más facilidad. No importa la clase ni el tipo de problema.

Tomar decisiones

  • Ética. Tomar decisiones con responsabilidad depende la ética de una persona. Si una persona controla sus emociones es capaz de sentir empatía por las personas que le rodean.  Esta capacidad se valora en todos los entornos de relación. En la escuela, en le trabajo en las relaciones interpersonales. Así, una persona con estos valores se acepta en cualquier grupo social por méritos propios.
  • Relaciones sociales. La buena gestión de las emociones permite construir relaciones con otras personas. Del mismo modo, esta habilidad ayuda a que esas relaciones perduren en el tiempo. Fomentar las relaciones interpersonales es bueno para conseguir objetivos como la colaboración, la cooperación y la amistad.
  • Trabajo en equipo. Una buena educación emocional ayuda a saber cooperar, confiar y colaborar con los demás. Una persona educada de esta forma no es competitiva porque sabe que la base de las relaciones con las otras personas implica tener confianza para construir proyectos juntos.
  • Empatía. Saber ponerse en el lugar de otra persona es muy importante. Este aspecto es determinante en todos los planos de la vida. Ayuda a mejorar notablemente las relaciones con los demás. Permite que los demás se sientan comprendidos. De esta forma, las personas hallan en el otro la referencia que necesitan. Esta aptitud es imprescindible para cimentar la base de unas buenas y fructíferas relaciones sociales.

Buen clima

  • Una persona que ha sido educada contemplando lo importante que es la educación emocional sabe generar buen clima en el grupo. Tiene la capacidad de diferenciar qué conflictos son susceptibles de ser resueltos. Y, por tanto, descarta aquellos que no tienen solución y busca alternativas.  Además, tiene la habilidad de saber gestionar estas situaciones de la forma correcta. Es decir, evitando conflictos y enfrentamientos entre las personas que le rodean.
  • Éxito académico. Naturalmente, asociado a todo lo anterior, la persona que ha estado educada siendo consciente de su inteligencia emocional triunfa en los estudios. Esto es así por todo lo citado anteriormente. Fomenta valores imprescindibles para estar receptivo al aprendizaje en todos sus órdenes. La capacidad de atención, las relaciones sociales o la habilidad de sentir empatía por las otras personas forman un conjunto de mecanismos que articulan el motor para que el cerebro esté más receptivo a recibir conocimiento. El aprendizaje es el estadio más elevado del hombre porque le permite transformar el mundo. Y, sin la educación emocional, no sería posible avanzar en el largo camino de la evolución.

En  Aula 10  somos conscientes de la importancia de capacitar a nuestros alumnos para saber gestionar emociones. Por ello, nos gusta poner el foco en las personas y en los aspectos humanísticos  ¡Visita nuestra página web!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(*) Información sobre tratamiento  de datos

Responsable: Aula 10 FOrmación y Servicios SL
Dirección postal: Calle Cándida Carbonell nº 6. Pta 1-2 (03700) Dénia – Alicante (ESPAÑA)
Finalidad: Sus datos serán usados para atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
Conservación: Sus datos serán conservados hasta que finalice la gestión derivada de su solicitud.
Legitimación: Sólo trataremos sus datos si tenemos su consentimiento previo, que podrá dárnoslo por medio de la casilla disponible a tal efecto. Si tienes menos de 14 años no podemos tratar tus datos. Pide a tus padres o tutores que lo hagan por ti.
Cesiones: Sólo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tratar los datos personales que le hemos solicitado.
Derechos: Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla dirigiéndose a info@aula10formacion.com
Más información: Dispone de más información en nuestra “Política de Privacidad

Tabla de contenidos

Últimas Matrículas

Enviar WhatsApp
¿Necesitas ayuda?